Limpiar Borrar Imagen Internet

 
  "Limpiar Borrar Nombre Reputacion en Internet"

Limpiamos su nombre en Internet,
cuidamos su imagen y su reputación

 

 

"... Para ello un nutrido grupo de  profesionales técnicos, expertos en comunicación  y especialistas  legales, hemos creado el servicio de limpieza de nombres en internet, para que no seamos esclavos del pasado, de las calumnias e injurias de esta nueva etapa en la que la tecnología marca el ritmo. Con este servicio pretendemos derogar nuevamente la abolida Inquisición"

 

 

Hoy en día ya no sirve con ser bueno, hay que parecerlo en Internet.


Vivimos en un mundo en constante desarrollo. Vamos a una velocidad nunca imaginada. Tecnológicamente estamos a la última, pero si pensamos, ¿humanamente? Cada día nos sorprendemos con un escándalo:. que si tal ha dicho esto y que si cual ha dicho lo otro. Lo que antes se llamaba cotilleos, palabrerías y chismes de taberna hoy han pasado a ser asertos indiscutibles, aseveraciones de cátedra y verdades doctrinales sólo por salir en Internet.

Para solucionar este problema, un nutrido grupo de  profesionales técnicos, expertos en comunicación  y especialistas  legales, hemos creado el servicio de limpieza de nombres en internet, para que no seamos esclavos del pasado, de las calumnias e injurias de esta nueva etapa en la que la tecnología marca el ritmo.

En mi juventud había un dogma publicitario, anunciado en TV, lo ponían en las cajas, envoltorios e incluso, para más delito, nos lo decían en televisión incluso, anunciado en TV con una voz en off y una pegatina estrellada a ser posible en un rojo chillón, que nos hacía ver que el contraste de nuestras televisiones no estaba correctamente ajustado. Ahora se han cambiado los términos, de la labor de la televisión con su marchamo cuasi notarial de calidad hemos pasado a que aparezca en los buscadores.

Como bien dicen ilustres personalidades, que no personajes, hoy confundimos el mérito con la fama. Esto nos ha llevado a una situación insostenible, el gobierno de los mediocres, pero eso sí gobierno sin cartera, sólo con un teclado, un ratón y una conexión a internet.

Antes se decía que hasta el más tonto hace relojes. Ahora con esta “evolución in-humana” en que vivimos, esta “in-formación que impera” en nuestro siglo, podemos asegurar que hasta el más tonto malintencionado firma en un blog, un foro, una página web… las posibilidades son innumerables e incluso infinitas, cada día inventamos una nueva necesidad. Estos malintencionados consiguen arrastrar por los suelos la magnífica labor diaria y altruista de tanta gente que nos informa, forma, entretiene e incluso nos ayuda profesionalmente con sus comentarios en dichos medios.

Ahora sorprende a la concurrencia que si uno no pertenece a una red social no es nadie. Se es nadie por ser tonto no por no pertenecer a un grupo social. La célebre pirámide de Maslow ha cambiado, donde antes estaba la autorrealización ahora impera la pertenencia al grupo, eso sí a un grupo irreal, de ilusión y ficticio.

Las ideas del siglo, esas ideas que se transformaban en ideales y que tan bien citan los clásicos, han cambiado, lo que antes eran valores ahora son contactos.

Ahora oímos que si fulanito tiene tantos seguidores, que si menganito se ha cambiado de grupo en fin, la sarta de tonterías que nos han hecho una vida más complicada.

En este siglo tan informado y con tanta desinformación hemos convertido internet en la antigua televisión, ahora decimos aparece en google, lo dice la wikipedia con sus ilustrados enciclopedistas del siglo XXI, se comenta en internet en los foros…

Ahora no basta con ser bueno, hay que parecerlo. Estamos a merced de los cainitas blogueros, palmeros de internet, enciclopedistas, foreros y demás chusma desilustrada de este siglo de desinformación. Ahora hasta el más tonto opina, y lo que es peor firma, eso sí con seudónimo no sea que se meta en un buen lío.

Pero para nuestra desdicha eso de un buen lío habría que verlo. Nos dicen que el gobierno está preocupado con internet, con los contenidos y la piratería eso sí, que la SGAE tiene lo suyo. Pero lo que no oímos es que esté preocupado con la verdad.

El Tribunal Constitucional en su doctrina matizó que el derecho a la información no queda en el derecho a informar, sino que es un derecho a que el receptor de la noticia reciba una información verdadera. Y de esto no se dice nada, no se defiende nada, no peleamos por esa defensa de nuestro derecho.

Para más inri, no podemos hacer nada cuando alguien nos calumnia, difama, habla mal de nosotros en Internet. Estamos en una situación de indefensión total. La Constitución nos defiende, las leyes nos amparan, los poderes públicos están obligados  a facilitarnos nuestra defensa ante tales actos, pero no, están preocupados por la recaudación y no por el cumplimiento del derecho.

Este es el siglo de las tecnologías de información (IT), pero desgraciadamente nos hemos quedado en la palabra tecnología y no en la información. Potenciamos la tecnología pero menospreciamos algo tan importante y esencial como es la información. Ha pasado a ser desinformacion.

Desgraciadamente por mucha tecnología que asimilamos intentamos por todos los medios volver al pasado. Uno de esos pasos atrás ha sido la vuelta del Santo Oficio de la Inquisición. Tenemos a los nuevosTorquemadas que son los buscadores y los inquisidores menores y aficionados con un teclado y un ratón en las manos. Lo que ellos escriben es motivo suficiente de sentencia. Estos inquisidores de internet izan y derrocan  ídolos con su saber y entender.

Lamentablemente la tecnología recoge esto y no hace nada. Todos los días se encumbran personajes y se derrocan personas. Cada día hay más casos de que por comentarios gratuitos se amargan vidas, carreras profesionales, empresas…

Existen historias de personas que cometieron un delito hace muchos años, más de los que indica la ley para borrar sus antecedentes que siguen cumpliendo la pena tecnológica. Pero no solo eso, incluso lo más sangrante es que se dan casos de personas absueltas por los tribunales pero sentenciadas por la tecnología.

Esta nueva inquisición, con minúsculas, que de sagrada y de santo oficio tiene poco, ha vuelto a imponer el certificado de la limpieza de sangre, olvidado ya desde hace dos siglos. Ahora ya no sirve con ser bueno hay que parecerlo en Internet. Para buscar trabajo, ofrecer un producto prestar un servicio hay que obtener el certificado diario de limpieza de sangre del Siglo XXI.

Con este servicio pretendemos derogar nuevamente la abolida Inquisición.

asesoria@lideramis.com
www.lideramis.com

 
     
 

Limpiar borrar imagen internet
reputacion online corporativa
desaparecer borrarse google buscadores limpieza
problemas calumnias difamaciones internet web
mala mejorar opiniones negativas
Reputation Management

limpiar nombre en internet
borrar nombre ein internet
limpieza de nombre en internet


Anular Cambiar Ocultar Reparar Modificar Alterar

ataque defensa defender nombre